jueves, 29 de enero de 2009

El doctor Salt de Gerard Donovan



Quería empezar el comentario con un parágrafo extraído del libro que os puede dar una pista clara sobre lo que vais a encontrar en el libro:



“La espera le puede causar ansiedad, pero ¿siente que hay lagunas en su vida? ¿Intenta conectar sus experiencias sociales y profesionales para sentirse realizado? […] Si es así, tal vez padezca Trastorno Reflejo de la Web, o TRW. […] Hemos desarrollado un producto para aliviar los efectos de este trastorno. Consulte a su médico.” (Página 31)

Un hospital se pasa la vida investigando sobre nuevos fármacos que intenta recetar sin miramientos a sus pacientes para poder llenar su caja y seguir investigando. Muchas de las veces pasan meses antes de acertar con la medicación adecuada, si lo consiguen, y en caso contrario, los pacientes mueren sin más; en algunos casos pagan el funeral y la medicación de por vida a sus familiares directos.

El protagonista del libro está íntimamente ligado con el hospital, aunque él no eligió estarlo. Durante el libro viviréis varios viajes al hospital donde conoceréis al Doctor Fargoon que es uno de lo jefes de los proyectos de investigación que se llevan a cabo y que tiene una extraña forma de ejercer la medicina (como podéis comprobar en el parágrafo que os he dejado).

El libro empieza con una frescura que hacía tiempo no leía. Durante los primeros capítulos te absorbe y quieres saber más del protagonista. Además, la ironía está presente en esta parte.
Esa frescura y la ironía desaparece en un cierto punto del libro, supongo que de manera consciente por el autor, y no adentramos en un mundo caótico que nos hace incluso reflexionar sobre la posibilidad de continuar o no con la historia. Yo me he sentido un poco agobiado en algunos capítulos, que por descontado, me han costado de pasar. Creo que es un mérito del autor conseguir esa sensación en el lector.

Y después aparece Salt para arreglarlo todo. La historia se va al pasado y nos empezamos a enterar de muchas de las cuestiones abiertas en anteriores capítulos. Su padre, su madre, su hermano e incluso el vecindario cogen un protagonismo que hace que la historia fluya con otro ritmo.

Y llegamos al final que visto lo visto no podía ser otro. Las últimas páginas están sacadas de las extrañas de los protagonistas y nos dejan con un sabor agridulce.

Sólo recomendaría su lectura en caso que busquéis nuevas sensaciones, aunque tampoco os creéis muy altas expectativas. Es lo que me pasó a mí, que empecé con unas muy altas, y más tras leer los primeros capítulos y luego me fui apagando.

Os dejo con la sinopsis para que os complete la idea de la trama del libro.

----------------------------------------------------------------------------------------------


Sinopsis (extraída de la contraportada del libro)



Sunless, un hombre con algunos problemas psicológicos, acude al hospital Pharmalak, en Salt Lake City, donde curan con píldoras toda clase de trastornos. Pese al tratamiento, Sunless sigue mostrando síntomas de esquizofrenia: cree, por ejemplo, que las moscas son temibles espías y ve conspiraciones en todas partes. No obstante, todo da un vuelco cuando se entrevé la posibilidad de que, en realidad, Sunless sea fruto de la imaginación de un joven llamado Salt.



Así arranca esta entrañable sátira sobre la capacidad de la mente para crear mundos paralelos, un inteligente relato sobre los peligros de la búsqueda de la propia identidad y el autoconocimiento, que acaba convirtiéndose en una crítica feroz no sólo de las empresas farmacéuticas, interesadas sólo en vender productos, y de esa psiquiatría todo ve un trastorno, sino también del delirante mundo actual

Publicar un comentario