jueves, 29 de septiembre de 2011

The booth at the end


 Las cosas están cambiando a un ritmo frenético. Hoy más que nunca, se habla de los lanzamientos rápidos, del no tener que esperar, de las promociones agresivas. Y lo podemos comprobar en todos los ámbitos culturales; en la música, con las descargas gratuitas de singles de canciones para promocionar un grupo o un disco; en la literatura con el lanzamiento de ebook a bajo coste, o las descargas de medias novelas con la opción de la compra del total a un precio reducido. Cada día más, los encargados de marketing se inventan nuevas y sofisticas maneras de vender un productor.
La TV no podía quedarse atrás. The Booth at the end no es la primera experiencia de una producción de una serie en exclusiva para internet, pero quizás sí, es una de las que mayor repercusión mediática está obteniendo.

Una serie de bajo coste, aunque la FOX está detrás de ella, donde tan sólo existe un escenario, una cafetería en algún lugar de los EEUU, y donde los continuos cambios de planos, así como el intercalar una imagen del exterior después de cada corta escena, genera la sensación de paso del tiempo y del continuo ir y venir de los personajes.
La primera temporada de la serie tan sólo consta de diez episodios de una duración aproximada de diez minutos lo que denota la clara vocación de la serie por ser difundida por internet. Por lo que parece, la serie total tendrá 62 capítulos, pero supongo que eso dependerá un poco de cómo vaya todo.

Xander Berkeley, actor que ha intervenido en infinidad de series de renombre así como en diversas películas, encarna a The Men. Él es el nexo de unión de todas las historias que allí acontecen.
¿Hasta dónde serías capaz de llegar por cumplir un deseo? Esa es la premisa de la serie y su desarrollo es bastante sencillo a priori. Todos los días podemos encontrar a The Men sentado en la cafetería con su bolígrafo y su libreta esperando que llegue alguien y le pida un deseo. Él abrirá la libreta y le asignará una tarea a realizar para cumplirlo. Aparentemente ninguna tarea guarda relación con el deseo, pero la gracia de la serie es la amalgama de historias que se van entrelazando y como se van resolviendo las tareas y cumpliendo o no los deseos.

Capítulo a capítulo el suspense y la intriga generada te vez enganchado. Seguro que tienes alguna historia que te gustan más que otras, yo no sabría cual elegir, y te recomiendo no hacerlo, pues todas están muy bien trabajadas y son necesarias para cerrar el círculo.
Y cuando la estés viendo evalúa la siguiente pregunta: ¿Quieres hacer un trato? A la que le seguirán las siguientes: ¿Cuál es tu límite? ¿Qué ingeniaras para cumplirlo?

Supongo que os gustaría saber algo más de los personajes que van desfilando por la mesa de la cafetería, pero no tengo costumbre de generar spoiler. Prefiero que seáis vosotros mismos lo que comprobéis que rica es la serie y sus personajes; que ricos sus diálogos; que inquietante es The Men, y que os devanéis los sesos pensando en quién es, que representa: el bien, el mal,…; y que os fijéis en el personaje de Dory, para mi uno de los mejores y que le da la salsa a la serie por su transversalidad, y sobre todo, que os fijéis en la escena final del último capítulo.

The Booth at the men es el ejemplo claro que no se necesitan altos presupuestos para hacer una buena serie. Lo que se necesitan son buenas historias, que sean bien contadas, y bien interpretadas.



También podréis encontrar el artículo en H-Horror
Publicar un comentario