jueves, 10 de abril de 2014

La escritura necesaria de Rubén Angulo Alba

 SINOPSIS
César se traslada a Logroño para trabajar en un encargo, una novela corta relacionada con el mundo del vino. En su lucha contra el pánico al papel en blanco, la vieja casa que alquila en el casco antiguo de la ciudad toma protagonismo: sucesos inusuales, una caja repleta de cartas y fotografías de antigüedad relativa. Trabaja en ellas con la esperanza de que le sirvan de arranque para su novela, pero un descubrimiento inaudito será acicate para profundizar en la investigación de la familia que habitó la casa antes que él. Las que en un principio parecían ser cartas sencillas, tienen un remitente fuera de lo común. 

Al mismo tiempo que César avanza en la escritura de la novela, trata de averiguar en lo posible la historia de la familia que habitó aquella casa. Los sueños se suceden como peldaños de una  scalera, en un crescendo onírico que termina con la confluencia de lo personal y lo imaginado. ¿Es César, es el escritor, o es la casa la que trata de ejercer influencia?


Que difícil se hace leer un libro que te recuerda que llevas tanto tiempo sin hacer lo que predica el título: La escritura necesaria.
Sí, escribo reseñas, de vez en cuando algún artículo, y un relato, oye, un relato que he publicado en Hasta siempre, princesas (una mera anécdota, pero que bien me lo pasé).
Comenta Rubén Angulo Alba, el autor, en boca de unos de sus personajes que tiene la certeza absoluta de que todos y cada uno de nosotros tenemos algo interesante que contar, pero una cosa es tener ideas y otra cosa muy distinta estar dotado de las herramientas indispensables para plasmarlas en el papel. Y qué razón tiene. Yo creo que la parte final en algún momento he demostrado tenerla, como la demuestra Rubén con una historia bien hilvanada, una historia de autor, desde dentro, desde las entrañas, dejándonos entrar en su corazón de escritor para enseñarnos los mecanismo de su talento. Creo que a mí me faltan las ideas, pero creo que es más por no buscarlas, por no tener un tiempo para escucharme (siempre leyendo lo que escriben otros y reseñando); quizás sea un excusa (lo vamos a dejar estar por hoy).
Lo que está claro es que La escritura necesaria es una búsqueda, una expiación, una camino a recorrer, una historia que te encuentras en el lugar más inesperado, que te atrapa, y que necesitas investigar para investigarte a ti, para sanarte a ti; es esa escritura purificadora la que muchos buscamos.

«la escritura consistía en resolver una serie de problemas que iban surgiendo de una historia primigenia, un tema. Una vez que se aseguraba de que realmente quería escribir sobre dicho tema, era cuestión de tiempo el ir afinando. El trabajo del escritor comenzaba a la hora de desarrollar el tema, de obsesionarse»

La escritura necesaria es una canto a Logroño, sus calles, sus gentes, y sobre todo su puente de piedra, ese que todo peregrino tiene que atravesar para entrar en la capital del vino de rioja; ese que atravesé con una sonrisa haya por el año 2003. Esa fue mi primera vez en Logroño, luego he vuelto un par de veces más y al leer la novela me han dado unas ganas locas de volver a pisarla, y no ya su famosa calle Laurel (me relamo al pensar en el boletus con gamba que me tomé la última vez). Creo que Rubén utiliza la descripciones justas para homenajear su tierra y es de agradecer.

Un aviso (quizás una propaganda, según como se mire): la novela tiene dos rombos en algunos momentos: el sexo es explicito y turbador (se tiene que felicitar al autor por conseguirlo), pero quizás esa parte más de pareja, más emocional, para mi gusto se ha sobrepuesto en demasía sobre la historia de la búsqueda de la motivación, de la búsqueda de la historia, o quizás yo lo veo así por vivirlo así, por querer saber más sobre los engranajes del miedo al papel en blanco.

Podréis comprobar que existen varias historias dentro del libro. Dos ya las he comentado y creo que una tercera muy interesante es la de la novela que se escribe a sí misma y que se convierte en explicación de las otras partes, en expiación del protagonista central (el escritor).
Y una cuarta, quizás ya no trama, pero sí elemento importante, los toques paranormales: la escritura mecánica (y aquí os podía hablar de experiencias personales, pero no es el momento ni lugar). Mente abierta para el disfrute. Sé de buena tinta que el autor le da una gran importancia a este cuarto punto y que casi es el motivo de la novela, de La escritura necesaria.

Y para finalizar, os invito a visitar el blog del autor, leed alguno de sus artículos y comprobar que es un apasionado de la literatura y que ama profundamente su profesión.

Ahora, con el paso de los días y el poso de la novela algunas de sus imágenes se me hacen más visibles al ver a Rubén delante de esa hoja en blanco buscando una historia que contar.

Si os queréis hacer con ella: Página web de la editorial

Publicar un comentario