martes, 29 de julio de 2014

El ojo en la cerradura de José Luis Cantos



Aún recuerdo cuando me di de alta en el desaparecido foro de Cultura Hache donde coincidí con todos los autores que luego conformarían la antología Hasta siempre, princesas; y entre ellos estaba José Luis Cantos.
Recuerdo que entre los diversos temas abiertos en el foro había uno que me causó mucha curiosidad; llevaba por título: Microrrelatos y los había abierto en plan administrador José Luis Cantos.
La reglas de publicación eran sencillas y complicadas a la vez: todo un reto. Se tenía que crear una historia con no más de cincuenta palabras. Durante varias semanas estuvimos la mar de entretenidos publicando las más diversas historias; recuerdo que publiqué uno o dos que gustaron mucho, pero también tengo muy presente que los que más me gustaban eran los de José Luis Cantos, pues eran lo que más se parecían a los del maestro Augusto Monterroso, uno de los que más influyeron para que el formato del microrrelato se asentara. Lo que no sabíamos es que llevaba mucho entreno en las neuronas y que era una de sus grandes pasiones.
No es de extrañar que la editorial Cruciforme le publicara el año pasado una preciosa antología compuesta en su mayoría por microrrelatos, aunque también tiene algunos de formatos más grande que supongo que serían la antesala de su antología de relatos Relicario para insomnes de la que os hablé no hace mucho.  

Y como me sucedió en el foro, no podía ser de otra forma, he disfrutado mucho con la microliteratura, con la ficción mínima que nos propone el murciano.
Es, como dice Ignacio Cid Hermoso en el prólogo, un plato para degustar, un plato de gourmet, de a poquitos, hoy uno, mañana dos más, quizás uno cada mañana, o dos a los más impacientes. Pero lo mejor es leerlo y dejarlos retumbar en nuestra cabeza generando un potente imagen (casi con todos ellos).

A continuación dos microrrelatos, uno del inicio de la antología y otro del final para que os hagáis una idea de la propuesta.

La magia
El prestidigitador siguió serrando a pesar de los aullidos de la muchacha. Con suma elegancia, la separó en dos partes: piernas por un lado, torso por otro. Los espectadores que llenaban el teatro aplaudieron extasiados. Por fin alguien les ofrecía aquello por lo que habían pagado la entrada.

Asesino de palabras
Cuando finalizó su cometido, fue incapaz de soportar el silencio.

Y nada, que si os he convencido estáis de enhorabuena ya que José Luis Cantos y la editorial Cruciforme ha subido a la plataforma Lektu la antología en descarga gratuita. No digáis que no es una buena oportunidad.

DESCARGAR GRATIS EL OJO EN LA CERRADURA

Te invito a formar parte de mi lista de correo: avances de mi publicaciones, información puntual, material exclusivo,...,todo son ventajas. Pruébalo.


El principio del fin, mi primera antología de relatos en solitario.

Disponible en Amazon (¡solo 0,99€!)

Puedes leer un avance gratuito 
En Amazon AQUÍ

Otros formatos AQUÍ

Publicar un comentario