jueves, 13 de abril de 2017

#Reseña: Cuando mi sombra te alcance - Carlos Salem


 SINOPSIS
Cuando terminé de escribir Pero sigo siendo el rey, supe que de verdad yo era un novelista. Quiero a todas mis novelas, pero a ella vuelvo cuando quiero recordar cómo contar lo más duro y que suene a broma, y en la mitad de la sonrisa se te desatornille una lágrima.

Me marcó tanto que, aunque en estos años he esbozado media docena de novelas para seguir hablando del detective Arregui, mi Marlowe donostiarra, no había terminado ninguna. No lo dejé caer en el olvido porque él no me lo hubiera permitido. Y yo que tú, no cabrearía a Txema. Por eso ha tenido papeles en En el cielo no hay cerveza, o en Cracovia sin ti, además de en varios relatos. No lograba dejar atrás Pero sigo siendo el rey.

Hace unos meses, cuando mi editor me propuso volver a publicarla, la releí con detenimiento. Y volví a leerla. Y me di cuenta de que, aunque desde el punto de vista formal, la novela estaba terminada, desde mi subjetividad bipolar de lector/autor, me faltaba algo.

Yo había dejado a Arregui bajo el sol del mediodía que supone descubrir que ya no puedes seguir siendo como eras, pero puedes fingir que lo eres. Me faltaba saber qué haría su sombra. Me faltaba lo que he escrito. Lo que pasó seis años después. Y no podía ser una secuela o una continuación. Por eso esta reescritura. Porque la sombra de Arregui, aunque se tomó su tiempo, por fin me alcanzó.



Comenzar un libro con un prólogo de la categoría del que Carlos Salem nos regala en Cuando mi sombra te alcance es lo mejor que le puede suceder a una novela para comenzar a caminar, pues te pone en situación y con muchas ganas de profundizar en la lectura.
Por ello digo, si te encuentras con esta novela en tu periplo por las librerías, dedícale unos minutos a ese prólogo, pero te aviso, después de leerlo saldrás con la novela bajo el brazo.

En Cuando mi sombra te alcance encontrarás dos novelas en una. La editorial Navona y Carlos Salem han querido regalar a los lectores una reescritura de Pero sigo siendo el rey, publicada en 2009 por Salto de Página, y La loca de pelo verde (seis años después), la continuación de esa primera publicación.
Como cuenta el autor, después de volver a leer Pero sigo siendo el rey tuvo la necesidad de continuar escribiendo sobre los personajes y es que muchas cosas habían cambiado en seis años; una de las fundamentales es que uno de sus personajes ahora tenía mucho más tiempo para hacer otras cosas. Y no es que no lo tuviera antes, pero ahora, seis años después no estaba ligado al protocolo. Os estoy hablando del Rey Juan Carlos I, sí, el Rey, que compartirá corona con Txema Arregui, el conocido personaje de Carlos Salem, vasco y republicano para más señas.

Hacer que el Rey Juan Carlos I sea un personaje de novela tiene muchos riesgos, pero estoy de acuerdo con los que indican que Carlos Salem le hace un gran favor a la imagen del Rey en esta novela al hacerlo humano, tierno y como no, con todos los gadgets que conocemos de él.
Una buena síntesis del papel que jugaba el rey Juan Carlos I durante su reinado y se podría resumir en las siguientes frases: « cada poderoso piensa que el otro me ha contado algo, y siempre me hablan en clave con medias palabras[...] a un hombre que lo sabe todo, no es necesario contarle nada.»

Un viaje por la España profunda con nombres inventados en los que la guerra civil todavía está candente entre las familias a golpe de fusil, « una España en la que los relojes giran al revés».

Un gran baile de disfraces en el que a algunos se les cae la careta y otros intentan pasar desapercibidos sin conseguirlo.

Una novela que podría leerse muchas veces, pues está cargada de reflexiones al borde del camino y de frases fantásticas que servirían para un buen debate en las clases de tutoría de un colegio.

«en las novelas negras y en la vida real, yo he aprendido que el asesino es el mayordomo, sino el sistema».

Y además, casi como tema principal, el de pasar página después de la muerte de un ser querido o el de la culpa, dos temas recurrentes en toda la obra.

Una novela surrealista en muchos momentos, loca en muchos otros, irreverente con el sello del autor argentino y con una prosa rica, en la que explota toda la parte poética del escritor como lo hace en el título de cada capítulo formando un universo de microrrelatos.

Gran acierto el de recuperar Pero sigo siendo el rey y darle continuidad en un único volumen.


Título: Cuando mi sombra te alcance
Editorial: Navona
Páginas: 528



Publicar un comentario