martes, 6 de junio de 2017

#Reseña: La mala hierba - Agustín Martínez



 SINOPSIS
Tras perder su empleo, Jacobo se ve obligado empezar una nueva vida junto a Irene, su esposa, y Miriam, la hija adolescente de ambos, en las afueras de Portocarrero, un pueblo en pleno desierto de Almería donde no crece nada salvo la mala hierba. Jamás pensó que el tiempo que pasan allí podía terminar de forma tan dramática: unos desconocidos irrumpen en su viejo cortijo. Irene es asesinada. Jacobo, herido, cae en coma.

Sin embargo, el infierno no ha hecho más que empezar. Meses después, cuando Jacobo despierta, la Guardia Civil le pone al tanto de los avances en la investigación. Tienen a un culpable. Al responsable que ordenó su asesinato. Y no es otro que su propia hija de catorce años: Miriam.

Con la ayuda de Nora, la singular abogada de Miriam, que cree firmemente en la inocencia de su cliente, Jacobo intentará descubrir qué sucedió realmente esa noche. Pero a medida que avanza la investigación, saldrán a la luz nuevos interrogantes que afectan a la cerrada comunidad de Portocarrero, donde nadie parece inocente.



Después de leer las dos primeras novelas de Agustín Martínez, Monteperdido y La mala hierba, creo que estoy en disposición de decir que es un creador de atmósferas tanto físicas como emocionales. Bastan tan sólo 60 páginas para darse cuenta que uno ha quedado atrapado en la trama de La mala hierba. Se nota que desde hace más de dieciocho años se dedica a hacer guiones de ficción para series de televisión y radio.
Una narración muy cinematográfica. No me extrañaría que en unos años hubiera una película basada en este libro. Además, como decía, se nota la intención del autor, ya que hay varios capítulos en los que parece que estemos en un capítulo de la famosa serie 24 protagonizada por Kiefer Sutherland donde las imágenes se va saltando de un escenario a otro cada tres frases dándole un ritmo vertiginoso.

«Nada podía crecer sano en esta tierra».

Cuando el mal entra en las vidas de los protagonistas de esta novela no puede salir ya. Es como la mala hierba que por mucho que la arranques vuelve a salir. Solo existe una forma de acabar con ella y es eliminarla.

Y que mejor escenario que el árido desierto de Almería para situar gran parte de la historia. Un escenario en el que cuando se levanta el viento la arena se te mete en los ojos o lo que es lo peor en la garganta pudiéndote ahogar.


Agustín Martínez tiene gran habilidad para servirnos un primer plato en pocas páginas y dejarnos con ganas de más y luego parecer que cierta el restaurante para avanzar con la fiesta por otro lado.
Pero no es así. A medida que la historia avanza nos va mostrando escenas del pasado que van completando ese salto de más de un año en la historia. Y es que ese año creo que es lo más interesante de la historia: en cómo ese desierto se mete en las vidas de los que allí viven para corromperlos. ¿Sería diferente en otro escenario? Creo que sí y esa es la gracia.

«¿Se puede odiar a una hija? [...] ¿ me permitís odiar a mi hija? [...] ¿Qué hemos hecho mal?».

Una lectura que hace daño y más para los que somos padres. Existen unas relaciones entre padres e hijos que son duras de asimilar en algunos momentos y con las que consigue el autor hacernos cambiar la empatía en relación a los personajes al creerlos más o menos culpables.

Y como buen thriller, hasta el final no se despejarán las dudas que se generan a lo largo de la novela y que demuestra que Agustín Martínez tiene cuerda para rato en el mundo literario.



Título: La mala hierba
Editorial: Plaza&Janés
Páginas: 432



COMIENZA A LEERLA

Publicar un comentario