martes, 9 de enero de 2018

#Reseña: Cutter y Bone - Newton Thornburg

Me gustan las novelas en las que la historia se construye página a página sin que el lector sepa mucho más, en la que los personajes se presentan por su actos y no por una detallada descripción, en la que los escenarios los hueles cuando los pisas junto con el personaje, en la que sus vivencias te hacen daño, en las que nunca estás preparado para la siguiente página.
Cutter y Bone es una de esas novelas, pero también es una novela que no creo que sea para todos los públicos. Primero: por el ritmo, pausado, aletargado, como sus personajes que ya no tienen nada que perder, incluso perder la vida podría ser un mero trámite. No hay nada peor que ser un perdedor y saberlo, pues después de eso solo queda la nada, el vacío, iba a decir la desesperación, pero esa se puede apagar con mucho alcohol.
Si esperas emociones fuerte leyendo Cutter y Bone no las encontrarás. Si quieres sentir, entonces sí.
Segundo: por su atmósfera, que según cómo te pille puede incluso provocarte cierto malestar. Solo algunas escenas con un toque de humor negro hacen que puedas respirar, pues el resto te pesa sobre los hombros cuando estás leyendo. ¿No creéis que ese es un gran logo del autor, Newton Thornburg?

Hemos visto muchas películas basadas en excombatientes del Vietnam, pero creo que ninguna desde el prisma de Cutter y Bone. Sí, quizás la parte de la crítica sobre el imperialismo, el capitalismo o la llamada vida americana sea común, pero la parte en la que nos metemos de lleno en el personaje y vemos América con sus ojos, creo que cuesta un poco más encontrarla.
Newton Thornburg nos presenta un pueblo americano que se avergüenzan de los militares que en su día dieron la cara por ellos besando la bandera americana y que vanaglorian en público, pero que detestan en privado y más a un tullido como Cutter al que le dan una mísera paga con la que lamerse sus heridas bañadas en alcohol.
Han pasado los años y por lo que vemos la cosa no ha cambiado mucho con el trato que reciben los excombatientes.
Pero para que tenga un sentido completo el autor también aprovecha para señalar las inconsistencias de los planteamientos vitales de los hippies, entre ellos vivir del cuento. Como veis dos cultural muy contrapuestas.

En Cutter y Bone también encontraréis un asesinato, pero es una gran excusa para hablaros de otras muchas cosas, como por ejemplo, la ganas de venganza de Cutter contra todos los americanos que llevaron a América a una guerra sin sentido contra Vietnam y de la que él volvió tullido. Sirva de ejemplo este pequeño diálogo entre Cutter y Bone referente al sospechoso del asesinato que es millonario:

«-Solo quiero saber, eso es todo. Si fuera él .
-¿Por qué él?"
-Porque no me gusta, es por eso».

Pero hay más:
«[...] para nosotros todos los chinos eran del Viet Cong. Y además no te importaba una mierda.[...] no eras nada, eras una máquina y nada te afectaba[...] ya aquí [...] ¿Te acuerdas de aquellas fotos de Life? ¿De los campesinos? Y aquella mujer joven con su madre anciana y su hijo, los tres abrazados y llorando, esperando a que se los cargaran. Y en la foto siguiente, todos en la zanga.[...] Descubrí que puedes reaccionar de tres manera, Rich, solo tres. La primera es fácil: «Odio América». Pero luego estudias un poco más, y subes un escalón. «Dios no existe». ¿Y sabes lo que acabas diciendo al final, Rich, después de estudiarlas todo lo que has podido? Dices: «Tengo hambre».

Demoledor, ¿no os parece?

Dicen los expertos que Newton Thornburg fue uno de los pocos que, con la publicación de Cutter y Bone en 1976, captó a la perfección el momento que se vivía en América y por ello la novela debería pasar a los anales literarios.

Se hizo una película en 1981 basada en la novela. Dicen que fue un desastre. Fue machacada por el público y la crítica. No le hizo ningún bien a la novela.

No me quiero olvidar de deciros que Cutter y Bone también es una gran historia de amor y amistad hasta límites insospechados.


Título: Cutter y Bone
Editorial: Sajalín
Páginas: 386






 SINOPSIS
Richard Bone es un bala perdida bien parecido que malvive como gigoló en Santa Barbara. Sin residencia fija, suele dormir en el sofá de su amigo Alex Cutter, un veterano de Vietnam tullido, trastornado y explosivo a quien Mo, su esposa, se resiste a abandonar. Sin otro horizonte que el de beberse el próximo cheque de la pensión de invalidez, el naufragio de Bone, Cutter y Mo parece irreversible, hasta que una madrugada, volviendo a casa de la pareja, Bone sorprende deshaciéndose de un cadáver a un individuo que se parece vagamente al magnate J. J. Wolfe. La mera posibilidad de que Wolfe haya cometido el crimen espolea la mente paranoica de Cutter, que no tarda en idear un plan para extorsionar al multimillonario. Pese a su incredulidad, Bone va cediendo a la presión de su amigo tullido y se deja arrastrar en una carrera enloquecida hacia el oro de Wolfe, convencido sin embargo de que el asunto no es más que una quimera fabricada por la imaginación del atormentado Cutter. Pero, ¿y si fuera verdad?
Publicar un comentario